Equipamiento básico

camas_algodon

Todo entomólogo(a) o persona interesada en esta ciencia debe contar con un equipamiento básico de terreno, para la recolección del material. Por eso a continuación nombraremos los elementos necesarios.
Éstos son:

  • Pinzas delgadas y gruesas.
  • Frascos letales.
  • Frascos con alcohol de diversos tamaños.
  • Guantes para voltear piedras y buscar entre la vegetación.
  • Sobres para mariposas.
  • Caja para guardar mariposas.
  • Cortaplumas.
  • Cuchillo para remover cortezas y escarbar.
  • Linternas.
  • Libreta de apuntes.
  • Frascos letales.
  • Pinzas, delgadas y gruesas.

Generalmente las pinzas son usadas en la preparación del material, son muy útiles para manipular insectos delicados, con pelos o escamas ya que estos últimos tienden a sufrir daños al ser tomados con las manos.
Es conveniete poseer más de un tipo de pinzas algunas delgadas para el material más delicado y otras más gruesas para tomar el material firmemente.
En terreno son muy útiles para poder capturar insectos, para cuando no se tiene mucha confianza en tomarlos de forma directa, es importante prestar atención a estos utensilios cuando estamos en terreno ya que es bastante fácil perderlos.

Cuando colectamos insectos es necesario tener frascos letales para poder matarlos. Estos contienen diversos venenos.

A.-Frasco de cianuro: Consiste en un frasco de boca ancha (Se recomienda plástico), para poder introducir los insectos con facilidad. Éste está hecho de la siguiente manera: En la parte basal va contenido el cianuro de potasio en polvo, seguido de una capa de papel absorvente, a continuación una rodela de cartón seguida por una capa de yeso u otra capa de cartón. Para el uso de este tipo de frasco se necesita tener cierta experiencia, debido al grado de letalidad de éstos.

B.-Frasco con acetato de etilo: Este químico no es tan peligroso como el cianuro. Consiste en poner algodón en el fondo del frasco (de vidrio), seguido por una rodela de cartón, con pedazos de papel absorvente.
C.-Frasco con bencina blanca: Este es otro líquido que da buenos resultados. Se utiliza para aquellos insectos muy duros para morir (Curculionidae y Tenebrionidae). Los insectos se mantienen por algunos minutos, para luego guardarlos (Camas de algodón o sobres).

D.-Frasco con alcohol: Muchos insectos se pueden matar en este líquido, se recomienda alcohol al 75%. Se recomienda anotar los datos de colecta que son el lugar, fecha y colector. Así como también datos adicionales tales cómo: planta hospedera, altitud y coordenadas.

Conservación del material colectado

Después de cada colecta, si el material colectado no se monta de forma inmediata, éste se debe ordenar y guardar. Dependiendo del tipo de insecto, se deberá proceder a envarsarlo de una forma apropiada para su correcta conservación, esta es una labor que nos demandará bastante tiempo y no es conveniente realizarla de forma apresurada. En este item indicaremos las técnicas más comunes de conservación de insectos, una correcta preparación del material nos permitirá que éstos permanescan en excelente estado después de incluso pasado varios años.

Los materiales utilizados para realizar el envasado de los insectos son bastante fáciles de adquirir, en general se utiliza cartón forrado, papel celofán, corchetera, hojas de papel, etc.

De la misma forma si nuestra intención es intercambiar insectos, este se debe envasar y etiquetar de cierta manera para que el material no se estropee en los posibles viajes que realice para llegar a destino.

Para conservar el material colectado se usan una gran variedad de formas como son:

  • Camas de algodón: Estas las hay de formas y tamaños variados y consisten en sobres de papel con algodón.
  • Sobre para mariposas: Estos sobres son de forma triangular.
  • Tubos de papel: Estos son de forma de caramelo.

Camas de algodón : Éstas las podemos elaborar de diversas formas y tamaños, las camas de algodón dan muy buenos resultados conservando los insectos colectados, su fabricación es bastante simple y consiste en recortar un cuadrado o rectángulo de cartón forrado u otro material parecido a éste, dándole el tamaño deseado (el tamaño dependerá del tipo y cantidad de insectos que queramos guardar), luego procedemos a cortar un pedazo de algodón el que colocaremos encima del trozo de cartón forrado, la pieza de algodón puede ser ligeramente más pequeña que el cartón forrado.
Con esto hecho, ya podemos colocar nuestros insectos sobre el algodón, los que cubriremos completamente con papel celofán para finalmente corchetar el papel celofán al cartón forrado.

De esta forma nuestro material estará perfertamente protegido. Es importante escribir los datos de los insectos colectados ya que los utilizaremos cuando los montemos, esto lo podemos hacer en el reverso del cartón, incluiremos datos como fecha, lugar de colecta , colector, etc.
Sobre para mariposas : Para este tipo de sobres ocuparemos papel mantequilla o algún tipo de papel acerado, esto ayudará a que a las alas de las mariposas no se le desprendan sus escamas.
La base para formar los sobres en cortar un rectángulo luego doblarlo de forma diagonal procurando se forme una línea cercana entre dos puntas y con el papel que sobresale se terminará de completar el sobre (fig: fabricación de sobres para mariposas).